La ley seca de las tragaperras

Así como hubo en los Estados Unidos una famosa ley seca, comandada por el Inspector Eliot Ness y violada por famosos gangsters de la época como Al Capone, podemos decir que también hubo una “ley seca” para el juego y en especial las tragaperras durante la época de la primer posguerra, en los años treinta.

Tragaperras ley seca
El país luego de la primera guerra mundial, no se encontraba en condiciones de aceptar el juego de forma ilegal por lo que se perseguía y destruían todas las tragaperras del mercado. En la foto podemos ver como dos comisarios de la policía de la ciudad de Nueva York, destruyen a martillazos las tragaperras, creadas para la diversión de los ciudadanos.

No se daban cuenta, que estaban frenando el avance de un país, ya que actualmente el negocio del juego, deja un altísimo porcentaje ganancial en miles de millones de dólares, no solo en los Estados Unidos sino que en el mundo entero.
Tiempo después el juego se legalizaría y se instalarían los principales casinos en Las Vegas, Nevada, dando inicio al furor del juego que tanto había sido reprimido años antes.